INTRODUCCION

Amigos, cuando comencé con la idea de crear un blog sobre Metafísica, el mismo no tenía un propósito definido. Eso fue surgiendo con el correr del tiempo... Y a medida que me iniciaba en el camino del autoconocimiento, sentí la necesidad de compartir notas y mensajes que leía en los libros y lo aprendido por mi facilitadora y obviamente mis propias experiencias. Así se fué construyendo éste espacio donde comparto lo que me nace del corazón, siguiendo la línea de lo enseñado por Conny Mendez, Emmet Fox, Ruben Cedeño. Espero que disfruten del contenido y que les sea de utilidad práctica.

PLAN DIVINO DE PERFECCIÓN



Dios nos ha hecho a Su imagen y semejanza, perfectos, sin problemas de salud, sin necesidades económicas, sin conflictos sentimentales, con un “PLAN DIVINO DE PERFECCIÓN” que es el cumplimiento de la “VOLUNTAD DE DIOS”, que es solamente el bien, lo que vinimos a hacer en la Tierra: llegar a ser “Maestros de la Vida”, dueños de las circunstancias, expresando inteligencia; amando y recibiendo amor; siendo hermosos y elegantes; saludables y felices; prósperos, con la provisión de toda cosa buena y el total de nuestras necesidades cubiertas, sin que nos falte un centavo; libres de toda atadura. Todos tenemos un “Plan Divino de Perfección”. Cuando nos va mal es porque estamos yendo contra el “Plan Divino de Perfección”. Los sucesos no están determinados por la causalidad, el azar, la suerte, el destino, la brujería o el castigo de Dios; esto no existe, son conceptos creados para darle una explicación a lo que sucede.

Tenemos “Libre Albedrío”, que es la libertad de escoger cómo deseamos vivir, sea bien o mal, y hasta Dios mismo respeta esta decisión. Cuando a ciertas personas les va mal, es porque existen motivos que producen esto, como cuando actúan contra la Voluntad de Dios y el “Plan Divino de Perfección”, perdiendo la felicidad de la vida. Dejemos que el “Plan Divino de Perfección” se manifieste; no vayamos contra él.

Hay quien tiene como “Plan Divino” ser facilitador de la “Enseñanza Espiritual”, cocinero, músico, odontólogo, maestro, aeronauta, monje, mecánico, consagrar su vida al servicio de los demás, siempre y cuando esto dé felicidad.

Cuando te sientes infeliz, significa que estás yendo contra tu “Plan Divino de Perfección”. Todo posee su “Plan Divino de Perfección”, que es tener gusto por lo que se hace, produciendo armonía y felicidad. Si nos sentimos tristes, infelices, desgraciados y frustrados con lo que hacemos, quiere decir que estamos contra el “PLAN DIVINO DE PERFECCIÓN”, y debemos preguntarnos: “¿Qué quiero hacer realmente? ¿Qué me haría feliz? Y entonces, cambiar el curso de nuestra actuación, realizándolo. Afirmemos: “Yo Soy el cumplimiento de mi Plan Divino de Perfección”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios